Top

Una palabra: lloro

lloro

Una palabra: lloro

Lloro.

Lloro porque temo.

Temo porque dudo.

Dudo porque pienso.

Pienso porque soy.

Soy porque fui.

Fui porque tuve qué.

Tuve qué por ellos.

***

Lloro. Lloro porque tengo miedo. Ya ni se de que. O si se, pero es que son tantos, los miedos digo, son tantos que ya ni nombrarlos puedo. Hay uno, sin embargo, que baja tímidamente, como si de una montaña irregular un alpinista descendiera, con precaución, con cautela –que es lo mismo pero sirve a la enumeración– así baja este miedo, con más miedo del que está hecho.

El miedo que me tiene miedo,  así vamos él y yo sin querer queriéndolo, sin poder verlo, pero sabiendo muy bien de la existencia del otro y llevándola a cuestas en el pedazo de alma que no ocupa el amor.

En ese resquicio, chiquito y vital, ahí está ese miedo que me mira con más miedo del que representa. Y yo tengo ganas de tenderle una mano y decirle  “vení, hacete amigo, no muerdo, no pasa nada. Yo también tengo miedo, pero voy, no se bien a donde, pero estoy yendo”.

***

Lloro. Lloro porque escucho (me). Y me duelo, a veces me duelo un montón. Me duelo porque hay tanto que mi corazón quiere abarcar y que no puede.

y que chiquita me siento cuando eso pasa

y que lejos de todos

y que lejos mío

y que lejos el mundo, allá donde quiero ir y no me atrevo

y que cansada estoy de no atreverme

y que podrida me tiene mi miedo

y que hastiada de ser yo

y que porquería no poder escapar

y que frágil soy

y que fuerte me hago a cada rato, para el afuera y el decorado

y que ganas de decirme en la cara, mirándome bien a los ojos, aunque duelan y espanten,  rehuyan o quebranten,  brillen y encandilen, sufran, lloren y me rechacen: “ey vos, te quiero, no se si te lo dije, pero te juro que es así, no se si alguna vez te conté estas verdades, pero te quiero, así, conociendo tus defectos y tus bondades y sabiendo cuán bajo de tus capacidades estas viviendo, te quiero y te espero, siempre te espero”.

Melisa Fernández

Escribo hasta por los codos...

No Comments

Deja un comentario