Top

Quise crear un canal en YouTube y esto es lo que pasó

lanzarse

Quise crear un canal en YouTube y esto es lo que pasó

Lo hice. Quería intentarlo desde hace tiempo, pero por una cosa o la otra, siempre lo terminaba postergando. En las últimas semanas el tema venía rondando mi cabeza y no me dejaba en paz, esa es la verdad. Y como si se tratara de ese famoso pajarito que uno tiene en la mente, ese que insiste todo el tiempo con que hagamos aquello que tanto postergamos, esa voz en mi cabeza me convenció de que era el momento de lanzarme.

A ver, lanzarme, lo que se dice lanzarme, me lancé, pues grabé un video (en realidad fueron varios) y luego lo publiqué  en mi primer canal de YouTube.

Parecería ser algo más del montón en la vida de una persona, sobre todo, si somos ávidos consumidores de los videos de YouTube, pues es fácil ver que casi todo el mundo está ahí. Personas de distintas partes del planeta confluyen en un mismo lugar, mostrando quizás, lo que mejor saben hacer frente a una cámara. Algunos de ellos, probablemente los más audaces, se ponen realmente frente a cámara, otros, ponen su voz, y están aquellos que enseñan algo, sin exponerse demasiado, quizás a través de texto, imágenes y audio.

Todos estos casos son válidos, interesantes y seguramente, detrás de ellos hay un gran esfuerzo, un trabajo y dedicación depositados en pos de lograr los resultados deseados.

Lo que yo nunca hubiese imaginado de todo este asunto es que la parte más difícil de todo sería grabarse. Por lo menos en mi caso, lo que más trabajo me ha dado en un principio, fue el hecho de poner la cámara ante mí y comenzar a hablar.

lanzarse

Todos los obstáculos que afronté para crear un video

El primero de todos los obstáculos que encontré al momento de crear mi primer video para YouTube, tiene relación con el qué decir. Cuando prendes la cámara, pese a estar en la más absoluta soledad y calma de tu hogar, sabes perfectamente que si tienes suerte y haces las cosas bien, ese video podría ser visto por varias personas y entonces, el qué decir se vuelve un asunto fundamental.

Muchos utilizan un guion para organizarse y organizar el contenido que abordarán en el video, eso está bien. Pero soy de las que creen que en un video no todo debe y puede estar guionado, de lo contrario, el éxito en un canal de YouTube estaría acotado sólo a aquellos que tienen verdaderas cualidades de presentadores, locutores, actores, etc. Pues estos pueden dotar de mayor naturalidad a un texto ajustado a un guion, sin embargo, no creo que sea el caso de la mayoría de youtubers.

Lo concreto es, comenzar a grabarme, estar frente a la cámara y hablar, fue lo más difícil de todo, por la elección de palabras correctas, el hecho de pensar demasiado ciertas frases, complicarme tratando de explicar algo y consiguiendo sólo hacer más inentendible lo que quería decir.

Otro de los obstáculos que encontré con frecuencia al grabarme, fue el de la risa. En teatro se suele decir que la risa no es más que una respuesta defensiva en casos como estos, cuando te estás defendiendo de lo que implica estar frente a la cámara, exponiéndote. Y pues entonces, aparece la risa y ¿qué ocurre con ella? Que surge, que te distrae, que hace que pierdas el enfoque de lo que quieres hablar, que te cueste retomar el tema y que debes cortar y empezar nuevamente.

Y en este sentido, es como aprender a andar en bicicleta, parece que todo marcha sobre ruedas (valga la redundancia 😉 ) y de repente te caes. Te vuelves a levantar, un tanto más desanimado, y comienzas tu andar nuevamente, y luego te vuelves a caer, y te cuesta un poco más levantarte, pero sigues y así sucesivamente. Llegas a un punto, en el que tanta interrupción y tanta caída te llevan a desistir o a tomar un receso. Es divertido en parte, pero en otro sentido, es bastante frustrante.

En mi caso, la risa siempre ha sido la respuesta a todo, y debo confesar que soy de risa fácil, principalmente, si se trata de reírme de mi misma, por ello en el caso de grabarme, reír surgió como algo tan natural y molesto que tuve que parar varias, muchas veces en el proceso de filmación.

Además de no saber qué decir, de la risa, del pánico escénico, las dudas acerca de todo, incluso del propio proyecto, surgió como principal componente de toda esta experiencia, la frustración de no poder plasmar en un video, el mensaje que quería dar, yo que me dedico a esto de comunicar, no podía comunicar mi idea claramente.

Crear un canal en YouTube no es sencillo, crear un video tampoco

La primera conclusión que extraigo de todo este asunto es que crear un canal en YouTube, como yo quiero hacerlo, no será sencillo. Tendré que trabajar mucho, pero mucho, y superar varias barreras autoimpuestas y otras que la propia actividad supone.

Otra de las cosas que aprendí es que en realidad crear un video no es tan fácil como yo pensaba. Lo cierto es que veía a tantos, con tan poco, hacer tanto, que creía que no había un verdadero esfuerzo detrás de esa tarea. Hoy siento una gran admiración por aquellas personas que han creado canales de YouTube exitosos, no hablo sólo de los casos más conocidos, sino de todos los que ofrecen contenidos valiosos, videos de calidad técnica, entretenidos e interesantes. Damas y caballeros ¡realmente los admiro!

A mí, en tanto, me queda superar este primer episodio frustrante en mi experiencia como creadora de un canal de YouTube (no me podría definir como youtuber, me queda grande ese título), y por supuesto, seguir intentando hasta conseguir cierta comodidad frente a cámara, cierta concentración para dejar de reírme tanto y mayor seguridad acerca de mi proyecto y de mi vida en YouTube.

¡Deséenme suerte!

Melisa Fernández

Escribo hasta por los codos...

8 Comments
  • Rubén Alonso

    Jajaja, pues yo me he reído muchísimo Melisa!! Si los vídeos que sacas en tu canal tienen la sinceridad y la valentía de mostrarte tal y como eres, ten claro que tendrás muchas visitas. Mucha suerte!!

    Saludos

    31 julio, 2014 at 15:01 Responder
    • Melisa Fernández

      Hola Rubén, mil gracias por tu comentario, da gusto saber que lo que uno hace es bien recibido y que por lo menos mis intentos de hacer un video, hayan sacado una sonrisa. Abrazo!

      31 julio, 2014 at 18:21 Responder
  • JP Montaner (@jpmontaner)

    Me pareció muy graciosos el vídeo jajaja Sólo por eso ya le di a me gusta.

    Yo la verdad es que tampoco soy un experto grabándome para Youtube. Lo hice una o dos veces y es raro…

    Ánimo con tu canal 😉

    31 julio, 2014 at 17:05 Responder
    • Melisa Fernández

      Hola JP Montaner, gracias por tu comentario, qué bueno que te haya parecido gracioso, creo que era la idea jajaja definitivamente es raro grabarse a uno mismo, pero a seguir haciendo el intento. ¡Abrazo!

      31 julio, 2014 at 18:23 Responder
  • SILVIA CUETO SUÁREZ

    Hola Melisa mira jajjaja estoy escribiéndote y no paro de reirme en plan bien ee??.Yo tuve la mism idea pero no la llegué a realizar.Tengo un montón de vídeos similares.Igual al´gun día hago un collage y nos reimos.Estamos más pendientes de salir guapas jajaja.Eres muy simpática chica jajajja.No es tan fácil cuando no estás acostumbrada parece más sencillo pero no lo es.Me ha gustado mucho Melisa que gracia chica 😉

    6 agosto, 2014 at 12:26 Responder
    • Melisa Fernández

      ¡Hola Silvia! Gracias por pasar por aquí. Te agradezco por el comentario en plan bien jajaja. Te felicito por tu blog, estuve hoy por ahí y la verdad muy interesantes contenidos encontré. ¡Nos leemos! Abrazo.

      6 agosto, 2014 at 15:05 Responder
  • jorge miguel soler

    Me reí bastante,porque tu sinceridad daba para la sonrisa y la risa.Te bancaste muy bien el miedo a salir de cualquier manera.Te felicito! Eres muy valiente.

    24 agosto, 2014 at 17:42 Responder
    • Melisa Fernández

      Hola Jorge, gracias por tu comentario, es muy alentador. ¡Un saludo!

      27 agosto, 2014 at 20:01 Responder

Deja un comentario