Top

Platónico que le dicen

Platónico que le dicen

Amor en tiempos de Facebook…

Recorrería todo Temperley para encontrarte. Golpearía una a una las puertas de la ciudad toda sólo para decirte “hola”.

¿Hasta cuándo es patético y hasta dónde resulta desesperado? ¿En cuánta medida puede uno querer algo que no tiene ni una chance de lograr? Me pregunto cada mañana cuando abro los ojos y sé que no te tengo, más aún peor, que nunca te tuve y que todo está en esta cabeza que de pensar e imaginar sabe una bocha y de actuar y ejecutar ni una goma.

Qué sé yo dónde queda Temperley o si es realmente una ciudad, municipio, pueblo o barrio ¿queda en el Conurbano? ¿O acaso es Capital? Así de perdida esta esta causa porque hay más de lo que ignoro y poco de lo que en verdad sé.

Y como un mantra me repito cada vez que me encuentro con las narices metidas en tu Facebook tratando de dilucidar quién es esa que te comenta o aquella a la que le contestas: “no debo stalkear, no debo stalkear, no debo stalkear.”

Si de deportes extremos hablamos, el que yo practico es este, porque no te das una idea cómo me late el corazón cada vez que subís algo que puede asociarte a algún romance, o cuando yo scrolleando en tu muro sin querer paso por los botoncitos de las reacciones y casi casi le doy me gusta o peor, un me encanta a alguna de tus publicaciones.  Más de una vez me encuentro hiperventilada frente a tus fotos, añorando aunque más no sea una vez poder verte de verdad y sentirte la temperatura de la piel, porque sé, hay algo que con certeza sé, vos nunca vas a ser para mí, aunque de todos modos, si lo fueras, yo ya no sé si te querría.

Melisa Fernández

Escribo hasta por los codos...

No Comments

Deja un comentario