Top

YoMelisa!

Pasará…

Pasará el tiempo y mi cabeza se poblará de canas blancas y vos no estarás ahí para verlo. Pasarán los soles y mi piel se llenará de arrugas y vos no estarás ahí para reírte de ello. Pasarán los días y mi memoria se  inundará de historias nuevas y vos no estarás ahí para escucharlas. Pasarán las lunas y mis noches se plagarán de insomnio intentando hablarte y vos no estarás ahí para responder. Pasarán los días y caerán las certezas que antes tuve y vos no estarás ahí para explicarlo. Pasarán los años y aprenderé nuevas cosas, pero  vos no estarás ahí para que te las enseñe. Pasarán los momentos y dejarán una huella indeleble en el cuerpo y vos no estarás ahí para notarlo. Pasarán...

Pasará el tiempo y mi cabeza ...

Read More

Ausente estoy

Estoy ausente de mí y estoy ausente de todo. Eso se traduce en ausencia en este espacio. Porque escribir, lo que dice escribir, he escrito poco. Ahora bien, lo que se dice cumplir escribiendo para otros, lo he hecho, siempre lo hago, de las obligaciones poco o casi nada me ausento. Cumplir con otros siempre me resulta más fácil que cumplir conmigo. Cumplir conmigo requiere de un trabajo, de unas energías, de un coraje, que a veces siento no tengo. Como si no me hubiese venido de fábrica el cosito ese que te motiva a cumplir con vos mismo, ese que tantos tienen, yo no lo heredé genéticamente y parece que todavía no pude instalármelo. Entonces, recordé que hace poco fui a...

Estoy ausente de mí y estoy a...

Read More
#NiUnaMenos, llanto

El llanto

Alejandra no llora. Ya no recuerda cuándo fue la última vez. Quizás fue aquella pelea que tuvo con su último novio. O ese día que habló con su mamá y quedó movilizada. No lo sabe, o no lo quiere saber. Conoce perfectamente su historial de moretones  y podría atribuirle, sin dudarlo, una lágrima a cada particular momento de su vida en los últimos años. Pero elige no hacerlo. Ella no llora y eso es lo claro. Se mete la galletita con mermelada de durazno en la boca y siente que la pasta en la que sus molares la transforman se le atora en la garganta. Apura el mate con miel para hacer que la galletita pase, pero no pasa. Se queda...

Alejandra no llora. Ya no recu...

Read More

Acostumbrarse

Mi papá decía que el ser humano es un animal de costumbre. Estoy segura que él no inventó esa frase, pero por él se me impregnó la idea. Una canción de Arbolito llamada “La Costumbre” dice que a casi todo nos acostumbramos...

Mi papá decía que el ser hum...

Read More

Mi mochila, el muchacho y yo

Tengo ganas de dejar de mirarme el ombligo. No sé. Hace rato me pasa. Eso de querer mirar para afuera, a mí que siempre estoy tan adentro mío. Hay quienes dicen que es bueno, eso de conectar con uno, pero últimamente, eso me tiene un poco harta. No porque quiera desconectar por completo, sino porque cuando estoy tan ensimismada en mí, pierdo de vista lo que pasa a mi alrededor. Y entonces, parece que voy distraída por mi mente, como si se negara rotundamente a ver la realidad, lo que pasa ahí afuera. Ayer volvía de la facultad en bicicleta, con mi mochila en el canasto. Sí, ya sé, dirán — ¿qué haces que no te pones la mochila al hombro?—...

Tengo ganas de dejar de mirarm...

Read More
bronca

Hoy, no

Ayer sí. Ayer sí, fue un día de esos en los que agradeces estar viva. Hoy, no. Ayer sí, sentí que desde adentro, desde las entrañas, algo me decía que gritara con fuerza un gracias mayúsculo por mi vida, por el día, por lo que tengo, por lo que aprendí, por mis afectos, por mis certezas y las dudas que no cesan. Aún por lo malo agradecía, por la enseñanza que me dejaron tantos moretones y tropezones. Hoy, no. Hoy, no quiero agradecer, quiero sentirme en el pleno derecho de maldecir, de gritar, sí, pero esta vez de gritar con bronca, con furia, con ese enojo que también brota de las entrañas y que quiere salir de ahí y apretar algo, quizás los puños, tal...

Ayer sí. Ayer sí, fue un ...

Read More
hoy

Hoy

Me gustaría encapsular este estado en el que hoy me encuentro. Me gustaría guardarlo para siempre, si “siempre” (palabra que uso con mucho cuidado) en un servicio de almacenamiento en la nube y que esa nube nunca se vaya tan lejos de mí, para que así yo pueda tener acceso a él, sobre todo esos días en los que me pasa lo contrario. Me gustaría meter en una burbuja este sentir y poder tomar esa burbuja de vez en cuando e introyectarla, para dejarme ser con ella dentro. Me gustaría tener un pasaje sin escalas a este pulsar,  que ese viaje tuviera un único código para desbloquear y sea algo tan simple como cerrar los ojos y dejarme latir. Me gustaría que de esto...

Me gustaría encapsular este...

Read More
22.210

$22.210

Ese día Jorge se despertó más cansado que de costumbre. Dicen que el cuerpo presiente y quizás el suyo, presentía mucho lo que iba a pasarle en pocas horas. Remoloneó en la cama hasta las 06:15 y finalmente, tomó coraje y se levantó. Fue al baño. Luego llenó la pava y la puso a calentar. Tenía frío, pero no podía darse el lujo de prender otra hornalla. Mientras trataba de calentar sus manos frotándolas con fuerza y acercándolas al fuego, sintió detrás los pasos de Elvira, su mujer. Los dos entraban a las 08:00 de la mañana a trabajar. Ella era empleada doméstica. Él, también limpiaba, pero en un club deportivo. Alquilaban una casilla de techo de chapa que al llover ofrecía uno...

Ese día Jorge se despertó m...

Read More

El punto rojo

María se levanta de la cama sin ganas. Hace calor en su habitación. Nunca compró las cortinas oscuras que pueden cortarle el paso, aunque sea un poco, al atrevido sol que todas las mañanas invade el cuarto. Recién inicia su día y ya adivina el fastidio que la jornada le traerá. Apoya sus pies descalzos en el suelo y siente que la calidez del sol ha embriagado incluso hasta el parqué.  Resopla. Mueve la cabeza. Para un lado, para el otro. Se lleva las manos al cuello y sigue haciendo movimientos circulares para sacarse la tensión que el acto de dormir siempre le representa. Se levanta de la cama. Arrastrando los pies camina hasta el baño. Abre la puerta e inmediatamente se...

María se levanta de la cama s...

Read More

Degradé

Me volví inmune a tus lágrimas antes de que me confirmaran que eran de cocodrilo. Puse escudos a tus dichos cuando lo que salía de tu boca dejó de tener sentido. Me convertí en una atea de vos al saber que mucho de lo que sos no existe. Inventé excusas a tu necesidad de encuentro. Le mentí en la cara a tu preocupación cuando me preguntabas si estaba bien. Reproché en silencio a tu rol porque no lo ejerciste como yo esperaba. Deshice y rearmé mis expectativas para ajustarlas a lo que vos podías. Dije hasta cansarme cosas en las que no creía para convencerme de que tenías razón. Me alejé de personas para no lastimar tu amor propio. Rompí mis creencias para adaptarlas al mundo en el que...

Me volví inmune a tus lágrim...

Read More