Top

Los mitos de la vida del freelance

8 mitos sobre la vida del freelance

Los mitos de la vida del freelance

En toda actividad profesional es posible identificar algunos mitos que sin saber por qué, cobraron una relevancia tal que ya son verdades absolutas.

Quizás eso se deba a que nadie se encargó de desmentirlos  o a que simplemente provienen de la mayoría, y uno no se pondrá a iniciar batallas con cada persona que opine erradamente sobre su actividad. Y entonces uno se calla, otorga y deja al otro en la ignorancia.

Puede que quien tenga una opinión equivocada vinculada al trabajador independiente no pueda rectificar su creencia porque no conoce a nadie que tenga esa actividad, porque a las pocas personas que conoce nunca les ha preguntado en realidad qué es lo que hacen y cómo lo hacen, o porque simplemente sea más cómodo opinar sin saber.

Aquí no estoy para echar culpas o descargar algún tipo de reproche, simplemente cuento lo que sucede en la realidad, lo veo en mi propia experiencia cotidianamente cuando alguien me hace la clásica pregunta del “¿a qué te dedicas?” y ante mi irremediable respuesta “soy redactora freelance” inmediatamente el primer gesto que aparece es el de extrañeza, al que sobreviene la segunda pregunta “¿y qué es eso?” “¿En qué consiste?” “¿De qué se trata?”, etc., etc., etc.

Yo lo defino como el síndrome de explicar mi profesión en dos pasos, pues nunca será suficiente la primera respuesta, siempre habrá algo que tendré que desarrollar o explicar en mayor detalle, al menos para sembrar algo de nuevo en mi interlocutor.

Pues atendiendo a mi experiencia y la compartida con colegas, hoy he creado este post que intenta echar algo de luz a aquellos que están algo perdidos en la nebulosa de no saber en realidad de qué se trata esto de ser freelance.

Hoy me he concentrado en los mitos que rodean a esta hermosa actividad. Son muchos, pero los he resumido en 8 para no agobiarte con tanto palabrerío.

soy freelance

CC Commons by: Evil Erin

8 mitos sobre la vida del freelance

1- “No tienes que cumplir un horario fijo, puedes levantarte a la hora que quieres y acostarte cuando se te dé la gana, puedes hacer con tu día lo que desees”.

Este es uno de los más comunes de todos, el mito que hace referencia a la disponibilidad absoluta del freelance o al uso con total libertad de su tiempo, es ya un clásico.

Ni es cierto que uno pueda levantarse o acostarse a la  hora que quiere, ni se puede, como freelance, hacer con nuestro día lo que deseemos.

El trabajo freelance, al igual que cualquier otro, debe ser cumplido. Es cierto que no hay horarios fijos establecidos, pero sin rutina de trabajo, amigo mío, no podrías llegar nunca a la entrega en tiempo y forma de un determinado proyecto.

Si no manejas con cierta cautela tus tiempos como freelance, te verás tarde o temprano en la penosa situación de retrasarte con la entrega de un trabajo y déjame decirte, que no hay cosa más estresante que esa.

Por ello, este primer mito es totalmente falso y sólo puedo validar aquello de no tener que cumplir un horario fijo, pues cada freelance elaborará su rutina como mejor le parezca, dado que en líneas generales, nadie preestablece ningún orden específico para el día a día de este trabajador autónomo.

2- “Trabajas en tu casa, ¿qué más puedes pedir?”

¿Qué más puedo pedir? Autodisciplina, constancia, determinación, compromiso y la inevitable pasión por lo que hago, pues sin ello, verdaderamente no podría trabajar en casa.

Trabajar en el propio hogar puede ser uno de los mayores peligros para el ser humano, pues allí es donde se cuecen todas las habas de la improductividad, mejor dicho, de la tentación a ser improductivo.

Cuando alguien me dice lo afortunada que soy por trabajar en casa, simplemente le digo “no es lo que parece y puedo decirte que muchas veces es más duro de lo que se ve desde afuera”.

3- “Tú la tienes fácil: trabajas en tu casa, estás en Internet todo el día y puedes estar en pijama hasta la hora que quieras, vives el sueño de todos”.

Vamos punto por punto. Trabajo en casa, eso es verdad y como dije antes, no es tan fácil como parece. Estoy en Internet todo el día, eso es parcialmente cierto, pues mucho del contenido que elaboro se genera en mi propia cabeza, como este post, y no siempre debo recurrir a la web, pero si así lo hiciera, Internet también tiene sus trampas y sus peligros, por ello, no siempre es tan bueno. Lo de estar en pijama todo el día, en ocasiones puede darse, pero te puedo asegurar que al finalizar el día o antes incluso, te toparás con un espejo, verás en lo que te has convertido y puede que quieras correr a ponerte tu mejor vestido (¡exagero! claro que sí 😉 ).

8 mitos sobre la vida del freelance

CC Common by: Fabio Bruna

4- “No tienes que tratar con compañeros indeseables de trabajo, nadie te molesta”.

Generalmente, como freelance uno no trabaja con compañeros, pero puede que en lugar de ellos haya colaboradores que trabajan en el mismo proyecto que tú y de los cuales dependes en cierta medida, es decir que aunque trabajes mayormente en soledad, puede que requieras del apoyo de alguien más y, ya sea a través de correo electrónico o Skype, en algún momento tendrás que interactuar con ese alguien, intercambiar opiniones y disentir.

Lo de “nadie te molesta”, puede ser que sea cierto, pero recuerda que trabajas para clientes y ellos te demandarán menos, igual o más que si tuvieras un jefe tras tus pasos todo el día en una empresa. Por eso, relajarte al respecto casi nunca es una opción.

5- “¡Qué suerte tienes! no debes salir de tu casa y trasladarte hasta el trabajo, pues trabajas donde vives”.

Si has llegado en algún momento de tu vida a estar enfermo sin poder salir de tu casa por unos cuantos días, entonces entenderás que eso de no salir de casa no siempre es positivo.

Trabajar donde vives muchas veces te quita vida, pues el simple hecho de tener que salir todos los días de tu casa para realizar tu actividad laboral te lleva a otras experiencias, a otras interacciones más allá del ordenador y tú, sumado al hecho de respirar aire puro, despejar la mente y distraerte, al menos, en el viaje de casa al trabajo y del trabajo a casa.

6- “No sigues órdenes de nadie, no tienes obligaciones con ninguna persona, haces lo que quieres, cuando quieres, como quieres”.

Es verdad, nadie te ordena, no tienes un amo y señor al que obedecer o un jefe con el que te sientes obligado a cumplir de manera irrevocable, pero sí tienes clientes con los que has contraído ciertos compromisos y por tanto, ciertas obligaciones que deben ser cumplidas, en tiempo y forma.

Entonces, eso de hacer lo que quieres, cuando quieres, como quieres es un error de concepto, pues tienes que hacer lo que el cliente te encomendó, cuando el cliente y tú lo hayan acordado, de la forma en la que el cliente lo haya solicitado.

7- “Tienes todo el tiempo del mundo para dedicártelo a ti y a tu vida personal”.

A veces se puede y otras veces no. El perfecto balance entre vida freelance y vida personal puede alcanzarse, pero muchas veces no es posible. Debes estar preparado para ello, así como también quienes te rodean deben saber aceptar tu poco convencional forma de vida.

8- “¡Qué bien te va! no tienes horarios, jefes molestos, pero cobras mejor que la mayoría”.

La primera parte de esta frase es un poco lo que vengo hablando, por lo que no me explayaré al respecto, en cuanto a la última parte, hay mucho que decir al respecto.

El freelance no cobra mejor que la mayoría. Cada trabajador autónomo o independiente debe convertirse en un auténtico negociador, tiene que saber exactamente cuánto vale su trabajo y cuánto es lo que paga el mercado.

Hay trabajadores independientes que viven muy bien, a los que le va de maravilla gracias a su dedicación, estos se esfuerzan mucho, pero mucho, y obtienen interesantes ganancias al final del mes. Pero hay otros que no corren con la misma suerte, y no quiere decir que estos últimos no sean buenos en su profesión, sino que puede que no hayan dado con los clientes adecuados, que no sepan cobrar su trabajo o que no tengan un flujo estable de proyectos en los que participar y ese, querida mía, es uno de los grandes temores del freelance.

Por lo que pude decirte hasta aquí, la vida del freelance no es tan color de rosa como muchos creen. Aun así, yo no la cambiaría por ninguna otra. Soy freelance y así me quedo.

 

Melisa Fernández

Escribo hasta por los codos...

4 Comments
  • Joaquín de la Fuente

    Como se suele decir, freelances, habrá de todo como en botica.-

    17 Julio, 2014 at 6:57 Responder
    • Melisa Fernández

      Y es así como dices Joaquín, habrá de todo un poco en la vida del freelance. Gracias por leer y comentar. Un saludo!

      17 Julio, 2014 at 19:53 Responder
      • rocio

        La verdad verdadera es que como familia somos quienes preguntamos por demas a que te dedicas sin siquiera haber leido nada de lo que escribes..
        Después de leer,interpretar e incluso entender,me gusta saber que tu huella se esta haciendo cada vez mas grande. .

        18 Julio, 2014 at 0:08 Responder
        • Melisa Fernández

          Hola Rocio, qué bueno que me hayas leído, gracias por tu mensaje. Abrazo!

          19 Julio, 2014 at 1:07 Responder

Deja un comentario