Top

Hoy, no

bronca

Hoy, no

Ayer sí.

Ayer sí, fue un día de esos en los que agradeces estar viva.

Hoy, no.

Ayer sí, sentí que desde adentro, desde las entrañas, algo me decía que gritara con fuerza un gracias mayúsculo por mi vida, por el día, por lo que tengo, por lo que aprendí, por mis afectos, por mis certezas y las dudas que no cesan. Aún por lo malo agradecía, por la enseñanza que me dejaron tantos moretones y tropezones.

Hoy, no.

Hoy, no quiero agradecer, quiero sentirme en el pleno derecho de maldecir, de gritar, sí, pero esta vez de gritar con bronca, con furia, con ese enojo que también brota de las entrañas y que quiere salir de ahí y apretar algo, quizás los puños, tal vez los dientes (con muelas y todo) y lanzar una hermosa puteada al aire como ¡LA RECALCADA CONCHA DE LA LORA! Así, en mayúsculas, porque hay cosas que hay que gritarlas. Esta por ejemplo.

Hoy no, hoy  no te banco universo. Mañana… mañana vemos.

Melisa Fernández

Escribo hasta por los codos...

No Comments

Deja un comentario