Top

De por qué te tuteo

porqué te tuteo

De por qué te tuteo

Yo-¡Hola! ¿Cómo estás?

A-Bien ¿y tú?

Yo -¡Cansada de ser feliz!

A-¡Pues cuánto me alegro! ¿Cómo vas con el blog?

Yo-Bien, tratando de hacer que despegue.

A-Ah ¿y cómo es eso?

Yo-Bueno, ahora por ejemplo, intento explicarle al lector por qué lo tuteo.

A-¿Por qué lo tuteas?

Yo-A eso vinimos…

Un simple diálogo que podría tener con cualquier amigo de la vida, es ese el mismo diálogo que intento plasmar aquí, en mis posts. No sé si la idea del diálogo cuaje del todo con la idea general del post que hoy quiero compartir contigo, pero ahí vamos…

porqué te tuteo

Las formas

En un blog, como en la vida, nos valemos de las formas, estas son ese “conjunto de expresiones, gestos, movimientos, actitudes, etc., que una persona utiliza para comportarse en público y con los demás (…) especialmente según ciertas reglas sociales comúnmente admitidas.” (WIKIPEDIA)

Aquí no hay otra forma de expresarme más que la escrita, claro está. Ahora bien, además de la expresión meramente textual que utilizo en el blog, yo elijo un determinado comportamiento frente a ti, que eres el lector, y ese comportamiento que elijo precisamente lo selecciono adecuándome pura y exclusivamente a ti.

Entonces, el comportamiento textual que trato de mantener puede distinguirse entre lo formal y lo informal y claramente, en este caso, me inclino por lo informal, básicamente porque te tuteo y porque el tipo de lenguaje que empleo, si bien no es burdo ni banal, es más relajado de lo que podría ser un texto académico por ejemplo.

Existe un motivo, por supuesto, para que yo elija lo que elija, porque no nos engañemos, siempre que elegimos algo lo hacemos por una razón, y cuando hablamos de contenido web, nada debería quedar librado al azar. Elegir tutearte es un acto premeditado.

Sobre el contenido web y el público

Cuando un cliente con el que trabajaba un día me pidió un texto para una compañía que estaba lanzando su web al mercado, al darme los detalles del proyecto olvidó especificar algo crucial en copywriting: el público al que debía dirigirme.

En aquel entonces, bastante novata en asuntos de creación de contenido web corporativo o netamente comercial, no reparé en este hecho en un primer momento.

Cuando me dispuse a crear el copy en cuestión, había algo que no cerraba, ¿me estaba faltando información? -Me pregunté- ¿acaso será que no está quedando clara la identidad de la marca? ¿Soy yo la que no he entendido de qué va la empresa y no puedo explicarlo bien?

Después de repasar una y otra vez el contenido, de modificarlo, ponerlos patas pa’ arriba, cortarlo, agregarle nueva información, modificar el tono, el estilo, cambiar la estructura y básicamente desarmarlo, terminé dándome cuenta que lo que me estaba faltando ahí era el público.

Así como un actor no monta una obra, por más austera que esta sea, para que no lo vaya a ver nadie, una empresa no crea un sitio web para que nadie lo visite. El público es la parte esencial en ambos ejemplos y no tenerlo en cuenta es el principal error que puede echar por tierra todo el esfuerzo depositado en el proyecto en cuestión.

creación de contenido

Cuando te sientas a crear contenido web, te sientas a hablarle a un público determinado. Cuanto más claro tienes a quién le estás hablando, más efectivo y potente se vuelve tu mensaje, porque es como en la conversación de arriba, mi interlocutor podría haber preguntado sobre cualquier cosa, pero eligió preguntarme sobre el blog, porque me conoce, porque sabe que es un tópico que me importa y del que siempre querré hablar. Esto sumado a que toda información que él pudiera darme la recibiré de buena manera. El público al que tú te diriges funciona de la misma manera. Conoce a quién le hablas, descubre sus gustos, necesidades y preferencias y habrás ganado al menos una batalla en esto de crear contenido web.

Entonces ¿por qué te tuteo?

Te tuteo porque elijo tener ese vínculo contigo y no otro. Porque entiendo que estamos en la misma, es decir, hacemos o tenemos actividades similares y estamos en una constante búsqueda de conocimientos sobre esta materia: blogging, contenido web, vida freelance, empleo, marca personal, etc. Y eso hace entonces que seamos pares, iguales, ni yo soy más que tú, ni tú eres más que yo, estamos juntos en esto y tutearte me parece la forma más clara de dejar eso de manifiesto.

Yo conozco a quien le hablo y estoy tratando (espero conseguirlo), de crear contenido valioso en tal sentido.

¿Clarito? 😉

Melisa Fernández

Escribo hasta por los codos...

No Comments

Deja un comentario