Top

Cumplir años ¿cumplir metas?

cumplir metas

Cumplir años ¿cumplir metas?

No pasa nada en realidad, pero pasa de todo. Te levantas como si se tratara de cualquiera de los otros 364 días del año. No hay ningún reloj o alarma interna que te indique: hoy es tu cumpleaños. Sin embargo, lo sabes, tu DNI así lo indica y aunque esa alarma no exista, de algún modo, dentro de ti una tímida voz te dice: “¡feliz cumpleaños!”.

Nunca pensé en mi cumpleaños de ese modo. Nunca sentí que debía ser yo misma la que primero se felicitara por tener un año más de vida. Nunca creí que tener un año más de vida era importante, y de hecho, todavía no creo en ello. Es decir, no creo en la cifra como indicativo de que algo de mi persona o de mi vida ha cambiado. Los años que cumplimos sólo sirven para medir lo que vivimos, lo que nos sucede, aprendemos o emprendemos, las lecciones que nos da la vida, los obstáculos que superamos, las metas que alcanzamos.

cumplir años

CC Commons by: Will Clayton

Hoy al sentarme a escribir, luego de haber soplado las velas hace unos pocos días, me puse a reflexionar acerca de esto, del hecho de tener un año más de vida, de lo que he logrado en este tiempo y de lo que pretendo alcanzar de aquí en más.

En psicología se dice que esta clase de reflexiones que parten de por ejemplo un hecho puntual, como es en este caso un cumpleaños, son disparadores, y estos sirven para muchas cosas, en principio para reflexionar acerca de un tema en particular, y por otra parte, también pueden ser útiles para tomar decisiones.

Y mirando hacia adelante, puedo ver que para mí, este cumpleaños en particular, me lleva a pensar en mis metas a futuro, en aquello que quiero lograr y que no puedo ni quiero seguir postergando.

Y de esta forma llego al punto que quería ir: decidir.

Necesitamos decidir más

Muchas veces la vida nos lleva y dejamos que nos lleve. Nos suceden cosas que no planeamos y que no queríamos que nos sucedan. Por supuesto, en parte de eso se trata la vida, pero siento que en algún punto, cuando esto se vuelve algo de todos los días, puede deberse a nuestra falta de decisión.

Cambiar un aspecto que no nos gusta de nuestra vida depende de un solo paso: decidir.

Superar un obstáculo específico depende de un solo paso: decidir.

Alcanzar una meta también depende de la decisión que tomes o que dejes de tomar.

Decidir es tomar el control de nuestros actos. Hacernos cargo de que lo que ocurra a partir de allí será nuestra responsabilidad.

Es mucho más fácil no decidir y echarle la culpa a otros de nuestra suerte, depositar en el otro la responsabilidad de lo que ha salido mal.

También es mucho más sencillo no decidir, porque no estamos poniendo nuestro pellejo en juego. Decidir implica muchas veces elegir entre la opción A y la opción B y cuando se elige una en lugar de la otra, en la mayoría de los casos, se pierde una de las dos alternativas. Y las personas, los mortales humanos, no solemos disfrutar las pérdidas, nos aferramos a todo, para no perder nada.

Atreverse a perder

¿Y si nos atreviéramos a perder? ¿Qué pasaría si en lugar de querer tenerlo todo nos enfocáramos en aquello que verdaderamente deseamos y podemos tener? No hablo de conformidad, hablo de ser sinceros con nosotros mismos y saber que lo que perdemos en realidad no era elemental en nuestras vidas.

Sí, sé que cuesta pensar en atreverse a perder, porque nos han acostumbrado a ganar. La sociedad actual nos empuja a ser exitosos y al parecer en la fórmula del éxito, el triunfo está asociado a tener, a acapararlo todo, a acumular, aunque no sea esencial para nuestras vidas eso que estamos acaparando.

Atreverse a perder, es aprender a soltar. Atreverse a perder es aprender a viajar liviano, sólo con aquello que realmente es necesario, sin que esto implique vivir austeramente.

cumplir metas

CC Commons by: Kiwi Morado 

Y en este camino de aprender a decidir más y atreverse a perder, alcanzar las metas debería ser más sencillo, pues el objetivo se vuelve mucho más nítido y el punto de llegada parece alcanzable, cuando lo que queremos es más claro y no hay distracciones que nos alejan de ese objetivo.

Hoy tengo un año más y un par de metas cumplidas. Tengo todo un año nuevo por delante y por lo tanto, tengo varias metas en las que trabajar. Este blog es parte de ellas.

¿Has pensado en tus metas últimamente?

Melisa Fernández

Escribo hasta por los codos...

No Comments

Deja un comentario