Top

Cuando te cae la ficha

Te cae la ficha

Cuando te cae la ficha

De vez en cuando te cae la ficha.

Es la madrugada, son las 3:15 y vos de repente empezás a gritarle en silencio a la almohada. Es un grito mudo, ahogado, de esos que no emiten sonido pero hacen un ruido tremendo.

Lo tremendo es el dolor detrás de ese grito callado.

Las lágrimas las sacaste de prepo. Las empujaste desde algún rincón agazapado de tu dolor porque el pecho te decía que necesitaba llorar. Y ante la falta de voluntad de estas, vos las obligaste a salir.

Fue un acto de autoritarismo, urgente autoritarismo.

Te sentas en la cama al sentir que estás hecha de llanto y mocos. Tratas de respirar, pero el aire no entra por esa nariz congestionada de angustia.

Apresuras el paso al baño para buscar un poco de papel que limpie las tristezas acumuladas en tu cara. Ahí te ves en el espejo. Ya no caen lágrimas, en tu rostro sólo cadáveres de llanto hay y vos te encontrás con tus ojos mojados como las veredas después de una lluvia de verano. Te sentís tristemente hermosa.

Segundos después, ya estás sentada frente al cuaderno, armada hasta los dientes con lápiz en mano.

Un nuevo round te espera, pero esta vez, la hoja en blanco no tiene chances con vos.

 

Melisa Fernández

Escribo hasta por los codos...

No Comments

Deja un comentario