Top

¿Cómo crear un ambiente de escritura óptimo? Día #3

entorno de trabajo

¿Cómo crear un ambiente de escritura óptimo? Día #3

Hoy, como parte del reto “10 Days to a Better Blog”, la propuesta es hablar del ambiente de trabajo de quien les habla, es decir, de quien escribe. Por tanto, el post de hoy estará basado en la creación de un ambiente de escritura óptimo ¿sabes cómo conseguir ese objetivo?

Escribir no es una tarea sencilla, dedicarse a escribir tampoco lo es. Si te dedicas a esta actividad sabrás de lo que hablo y si recién te inicias en este maravilloso mundo, ya deberías ir sabiendo que este camino no es de rosas.

Pues la tarea de escribir está íntimamente ligada a nuestro costado más creativo, por así decirlo, y nuestras obligaciones, de algún modo, nos empujan muchas veces a aplastar un poco ese aspecto, a anularlo o no fortalecerlo como deberíamos.

Parte de los atentados que solemos cometer en contra de la propia creatividad al momento de escribir, tienen lugar en los malos hábitos o distracciones. Un ambiente de trabajo óptimo, tanto físico, como digital, no debiera incluir distracciones para no ir en contra de tu capacidad creativa, para no anularla y básicamente, para no distraerte al punto de perder tiempo irrecuperable.

Un espacio de escritura físico ideal

La actividad que nos incentivó a realizar el blogger John Saddington dentro de este tercer día del workshop “10 Days to a Better Blog”, consiste en describir cómo sería un ambiente óptimo de escritura.

Hablando desde mi experiencia, el espacio físico es sumamente importante al momento de sentarme a escribir. No tengo grandes obsesiones al respecto, pero entiendo que el orden o desorden de los elementos que están en el entorno en el que escribo, pueden ejercer algún tipo de influencia en mi nivel de concentración y con ello, afectar mí escritura, para bien o para mal.

En líneas generales, tiendo a realizar una limpieza semanal de mi espacio de trabajo, porque siempre casi sin quererlo, terminan en mi escritorio elementos que no tienen que estar allí.

Lo que priorizo es tener despejado el escritorio, que sólo esté allí lo que necesito, además de la computadora, el teléfono de línea, el anotador en el que suelo escribir todo aquello que no quiero olvidarme y algunos lápices. Nada más.

En cuanto al entorno, procuro que se encuentre lo más despejado posible. Utilizo un sillón de oficina, de esos que son bastante cómodos, en los que uno puede reclinarse incluso, pero lo cierto es que después de estar varias horas diarias sentada en esa silla, pareciera que no hay comodidad que valga. Es necesario tener el espacio suficiente para estirar las piernas, moverse, al menos algunos minutos por hora.

crear un ambiente de escritura óptimo

Lo ideal es tener una oficina ajena a la habitación en la que uno duerme, pero en caso de que esto no sea viable porque por ejemplo, vives en un departamento pequeño, la recomendación sería que trates de delimitar bien los espacios, para que no haya confusión alguna entre el lugar que funciona como espacio de trabajo y el que funciona como dormitorio.

Algo que si suelo priorizar es el hecho de tener ventana cerca del escritorio y si tengo una pared de frente, colocar allí fotografías, dibujos, cuadros o ilustraciones bastante coloridas o visualmente atractivas. La idea es utilizar esta clase de imagen como estímulo. No sé realmente si está científicamente probado, pero desde hace algunos años lo pongo en práctica y siento que me ayuda.

Un espacio de escritura digital ideal

Soy de la cultura “Word” y no lo puedo evitar. Suelo escribir en este gestor de textos casi siempre. He intentado probar aplicaciones libres de distracciones, pero siempre regreso al primer amor.

Las recomendaciones principales sobre el espacio de escritura digital ideal serían:

-Tratar de tener el escritorio lo más limpio posible de archivos y aplicaciones. Dejar sólo lo necesario a la vista.

-Eliminar todo tipo de notificaciones de escritorio, pues estas suelen distraer y disipar tu atención de la tarea que te ocupa, escribir.

-La música es indispensable. La llegada de Spotify a mi vida ha coincidido con la llegada de mucha nueva y estimulante música, así es que estoy muy agradecida de haber descubierto hace ya algunos años este servicio. No siempre escucho la misma música, voy cambiando, depende del humor y la energía del día. Generalmente, cuando el texto que tengo que escribir es complejo o requiere de mucho análisis, suelo escuchar música más bien instrumental o en otro idioma, de manera que la letra no haga que me distraiga o desvíe el foco de atención. Cuando descubro una canción o un artista que estimula mi escritura, lo escucho una y otra vez, hasta cansarme, es como quitarle su energía y una vez que la absorbí toda, lo abandono por un tiempo.

-Algo en lo que debo trabajar y que quizás te sirva de ayuda a ti también, es tratar de reducir al máximo la cantidad de pestañas que tengo abiertas en el navegador, realmente pueden ser bastante dañinas para mi nivel de atención, así es que este es un factor a considerar.

Quizás se me haya escapado algún punto, puedes agregar lo que consideres oportuno a esta breve listado. ¡Nos leemos! 😉

Melisa Fernández

Escribo hasta por los codos...

No Comments

Deja un comentario