Top

Inspiración

rubio castaño ceniza

Escritura creativa III: rubio castaño ceniza

Aquel rubio castaño ceniza siempre había sido el color, aunque de una única marca de tintura. Antonela no sabía cuál y entonces al llegar a la perfumería sólo dijo — Hola, ¿Rubio castaño ceniza? El chico detrás del mostrador levantó la mirada que segundos atrás tenía depositada en la caja registradora —Me llamo Luis, pero si querés llamarme por mi color de pelo, no hay drama— sonrió ampliamente, mientras ella mantenía estrujado el papel que su tía Mirta le había dado para que no se equivocara. Antonela también sonrió. —No, lo que quiero decir es que si tenés esa tintura, digo, ese color. —Claro, claro. Era un chiste nomás, para que sonrías un poco. Igual no te preocupes,  nunca fui bueno para hacer...

Aquel rubio castaño ceniza si...

Read More

Escritura creativa II

Este ejercicio de escritura creativa lo aprendí en un taller llamado "El viaje de escribir", dictado por Natalia Sarro y Nicolás Marrero en la ciudad de Mar del Plata. Como experiencia, el taller fue más que interesante, porque me permitió ver que muchas veces me olvido que escribo porque me gusta y no porque es un deber hacerlo. Cuando le ponemos demasiadas exigencias o buscamos determinados resultados, nos volvemos más estrechos en pensamiento y escritura y entonces, la cosa parece que no fluye con la naturalidad que debiera y no porque tenga qué, sino porque así resulta más placentero. La cuestión es que entre las muchas cosas que me llevé de ese espacio, recuerdo sobre todo, esto de escribir como si de un juego...

Este ejercicio de escritura cr...

Read More

Escritura creativa

Hace poco descubrí un sitio, muy interesante por cierto. En él, entre otras cosas, tienen una sección de Escritura creativa ¡con lo que a mí me gusta eso de la escritura y eso de la creatividad! Así que me zambullí en esa sección y me encontré con esta técnica del Binomio Fantástico. Estoy segura de no haber entendido ni un poco la consigna, pero me quedé con la sugerencia del final y creé este texto con una alegría tremenda, esa que me da cuando escribo porque sí y sin tanta cabeza encima. Con una serie de palabras que nada tienen que ver, armé el siguiente "ponele que no poema": La cuchara siempre en el callejón oscuro de la salsa. Allí, donde el fantasma del...

Hace poco descubrí un sitio, ...

Read More

Mandar todo al carajo

Minúscula. Así me siento hoy. Viste cuando te parece que la vida es una puta rueda que gira y gira sin que vos hagas nada y sin que puedas zafar del hecho de que tarde o temprano vas a ir a parar al suelo y quedarás aplastada por la fuerza impulsora que la propia rueda, es decir la vida, lleva consigo. Bueno, así. Chiquitita. Porque los diminutivos se inventaron para algo más que para decírselos en la cara a un bebé, mientras este te mira como sin entender una goma de lo que le estás hablando. A veces, el diminutivo te sirve para describir un estado como en el que hoy me encuentro yo: chiquitita. Diminuta. También podría decir disminuida, lo que...

Minúscula. Así me siento hoy...

Read More

Lo que tu partida me enseñó

Tu partida me demostró que soy humana, de carne y hueso y tan frágil como un cristal. Me enseñó que está bien llorar, que hace falta, que es natural y que si el llanto viene hay que dejarlo entrar y abrirle la puerta para que pueda salir. Me dejó muchas preguntas sin responder y nuevas respuestas a las preguntas que siempre me había hecho. Me hizo ver lo simple que es la vida y lo complejo que uno a veces suele ser. Me permitió acercarme de otra forma a los que me rodean, mirarlos desde otro ángulo, romperme la cabeza para comprenderlos y pese a veces no poder hacerlo, amarlos aún más. Me llevó a experimentar un dolor que no se parece a ningún otro...

Tu partida me demostró que so...

Read More
la luna

Vendrá la Luna

Hoy es un lunes para ser escrito. También para ser leído. Hoy la promesa es que vendrá la Luna a bañarlo todo. Y cuando ella llegue será hermoso. Yo voy al mar, para ver como esa señora de curvas perfectas le hace el amor al Atlántico en el que vivo. Ahora, que aun el sol todo lo toca, siento que el cielo me avisa del espectáculo que se avecina. Y las nubes más perfectas que vi me mojan la mirada para prepararla. Yo me anticipo a lo que vendrá y escribo que me voy al mar para ver la Luna y sé, será hermoso....

Hoy es un lunes para ser escri...

Read More

Ausente estoy

Estoy ausente de mí y estoy ausente de todo. Eso se traduce en ausencia en este espacio. Porque escribir, lo que dice escribir, he escrito poco. Ahora bien, lo que se dice cumplir escribiendo para otros, lo he hecho, siempre lo hago, de las obligaciones poco o casi nada me ausento. Cumplir con otros siempre me resulta más fácil que cumplir conmigo. Cumplir conmigo requiere de un trabajo, de unas energías, de un coraje, que a veces siento no tengo. Como si no me hubiese venido de fábrica el cosito ese que te motiva a cumplir con vos mismo, ese que tantos tienen, yo no lo heredé genéticamente y parece que todavía no pude instalármelo. Entonces, recordé que hace poco fui a...

Estoy ausente de mí y estoy a...

Read More

Acostumbrarse

Mi papá decía que el ser humano es un animal de costumbre. Estoy segura que él no inventó esa frase, pero por él se me impregnó la idea. Una canción de Arbolito llamada “La Costumbre” dice que a casi todo nos acostumbramos...

Mi papá decía que el ser hum...

Read More

Mi mochila, el muchacho y yo

Tengo ganas de dejar de mirarme el ombligo. No sé. Hace rato me pasa. Eso de querer mirar para afuera, a mí que siempre estoy tan adentro mío. Hay quienes dicen que es bueno, eso de conectar con uno, pero últimamente, eso me tiene un poco harta. No porque quiera desconectar por completo, sino porque cuando estoy tan ensimismada en mí, pierdo de vista lo que pasa a mi alrededor. Y entonces, parece que voy distraída por mi mente, como si se negara rotundamente a ver la realidad, lo que pasa ahí afuera. Ayer volvía de la facultad en bicicleta, con mi mochila en el canasto. Sí, ya sé, dirán — ¿qué haces que no te pones la mochila al hombro?—...

Tengo ganas de dejar de mirarm...

Read More
bronca

Hoy, no

Ayer sí. Ayer sí, fue un día de esos en los que agradeces estar viva. Hoy, no. Ayer sí, sentí que desde adentro, desde las entrañas, algo me decía que gritara con fuerza un gracias mayúsculo por mi vida, por el día, por lo que tengo, por lo que aprendí, por mis afectos, por mis certezas y las dudas que no cesan. Aún por lo malo agradecía, por la enseñanza que me dejaron tantos moretones y tropezones. Hoy, no. Hoy, no quiero agradecer, quiero sentirme en el pleno derecho de maldecir, de gritar, sí, pero esta vez de gritar con bronca, con furia, con ese enojo que también brota de las entrañas y que quiere salir de ahí y apretar algo, quizás los puños, tal...

Ayer sí. Ayer sí, fue un ...

Read More