Top

Inspiración

vamos, escribir

Vamos

Creo que este año cumplí mi cuota de llanto con creces, pero también de risas. Conocí gente, espacios, lugares. Me conocí en actividades que nunca había hecho. Descubrí partes de mí que no sabía tenía, en el cuerpo y en el alma. Conecté y desconecté muchas veces. Me refugié mucho en mí. Invertí en escritura, la tomé de la mano como una de las certezas: hay mucho que no sé, pero sé al menos que quiero escribir, eso es algo ¿no? Pasé mucho tiempo hablando, algo que no me resultaba tan propio, pero parece que ahora sí. Como si año a año me sacara capas de encima, de esta cebolla que parece ser que soy y así voy descubriéndome un poquito cada vez más. Hay capas más...

Creo que este año cumplí mi ...

Read More

¿Qué es eso?

¿Qué es eso de ajustar nuestros tiempos a lo que dictan los calendarios? ¿Qué es eso de tener un propósito sólo porque es el día primero? ¿Qué es eso de explicarnos la vida en resultados? ¿Qué es eso de aplicar la contabilidad a nuestros deseos? ¿Qué es eso de medir lo cosechado en términos de “bueno” o “malo”? ¿Qué es eso de exigirnos porque alguien más dice que? ¿Qué es eso de criticarnos porque hemos sido señalados? ¿Qué es eso de ponernos en duda porque no vamos hacia el mismo lado? ¿Qué eso de detestarnos por no querer lo mismo que el resto? ¿Qué es eso de achicarnos porque nadie más confía en nosotros? ¿Qué es eso de asustarnos cuando algo no marcha según lo esperado? ¿Qué es eso de intentar...

¿Qué es eso de ajustar nuest...

Read More

Canción con todo – s

Me encontré con esta canción por primera vez cuando yo tenía 8 años y ella 24. Nuestro encuentro fue obligado por las circunstancias: yo debía cantarla en un acto escolar, ella debía ser cantada en un acto escolar. La canté. Ella fue cantada. Se me grabó a fuego en la memoria, aunque no la entendía del todo. Los años pasaron y ya con 12 (creo) tuve que volver a cantarla. Esta vez, fue como encontrarme con una vieja conocida a la que había perdido de vista, pero que nunca dejó de estar cerca. El tiempo siguió haciéndome grande, y de vez en cuando ella aparecía para cantarse sola en mi cabeza, en mis manos o en mi boca. Un día, no hace mucho tiempo,...

Me encontré con esta canción...

Read More
ella hace más que dormir

Ella hace más que dormir

“Se ríe el niño dormido quizás se sienta gorrión esta vez jugueteando inquieto en los jardines de un lugar que jamás despierto encontrará”. (Plegaria para un niño dormido, Almendra) *** Sofía tiene los ojos cerrados, pero yo sé que hace más que dormir. Sofía me engaña, a ella le gusta hacerlo, aunque no sepa que lo hace. Ella suele cerrar sus ojos y hacer como si durmiera. ¡De veras! finge que duerme, pero en realidad, yo sé que hace más que dormir. Entonces la observo, un buen rato la miro, la veo fingir que duerme y el tiempo se detiene. Recorro con mis ojos sus ojos dormidos, sus largas pestañas que reposan en la cuenca acolchonada de su mirada. Observo cómo estas compuertas hechas de pelos comienzan a temblar...

“Se ríe el niño dormido q...

Read More
la palabra alma

La palabra alma

La palabra alma interroga y yo no sé responder. Cuando ella pregunta callo y sólo me atino a defender: “…te juro que no sabía”, “…no pude adivinarlo”, “de verdad, no tenía idea”, “no supe pronosticarlo”. Tengo la leve convicción —porque todo en mi es así de chiquitito— que algún día la palabra alma va a dejar de creer en mis excusas y va a pedirme una explicación. Ese día, no sabré de qué disfrazarme, pues le he inventado tantos pretextos en las narices, que ya hasta las mentiras se me han gastado y hay que decirlo, no soy buena con las manos. Así es que así andamos ella y yo, tanteándonos a oscuras, no vaya ser que un día prendamos la luz y nos veamos de lo falso...

La palabra alma interroga y yo...

Read More
lloro

Una palabra: lloro

Lloro. Lloro porque temo. Temo porque dudo. Dudo porque pienso. Pienso porque soy. Soy porque fui. Fui porque tuve qué. Tuve qué por ellos. *** Lloro. Lloro porque tengo miedo. Ya ni se de que. O si se, pero es que son tantos, los miedos digo, son tantos que ya ni nombrarlos puedo. Hay uno, sin embargo, que baja tímidamente, como si de una montaña irregular un alpinista descendiera, con precaución, con cautela –que es lo mismo pero sirve a la enumeración– así baja este miedo, con más miedo del que está hecho. El miedo que me tiene miedo,  así vamos él y yo sin querer queriéndolo, sin poder verlo, pero sabiendo muy bien de la existencia del otro y llevándola a cuestas en el pedazo de alma que no ocupa el...

Lloro. Lloro porque temo. Te...

Read More
desvaríos de ansiedad

Desvaríos de ansiedad

Me transpiran los pies descalzos sobre el parqué que no es del color que yo quería pero aun así lo acepté igual porque desde donde yo vengo tener piso de parqué es  un lujo que no todos se pueden dar entonces no me quejé en su momento y ahora menos cuando me transpiran los pies porque mi amiga ansiedad vino a visitarme y mirá si justo hoy me voy a preocupar por el piso que no es el que elegí o  hubiera elegido. Usemos el potencial que queda lindo. Yo me preocupo porque veo mis manos rojas de venas hinchadas. Siempre pienso que las venas hinchadas en la mano es un rasgo de masculinidad, señal de fuerza, pero cuando las...

Me transpiran los pies descalz...

Read More
rubio castaño ceniza

Escritura creativa III: rubio castaño ceniza

Aquel rubio castaño ceniza siempre había sido el color, aunque de una única marca de tintura. Antonela no sabía cuál y entonces al llegar a la perfumería sólo dijo — Hola, ¿Rubio castaño ceniza? El chico detrás del mostrador levantó la mirada que segundos atrás tenía depositada en la caja registradora —Me llamo Luis, pero si querés llamarme por mi color de pelo, no hay drama— sonrió ampliamente, mientras ella mantenía estrujado el papel que su tía Mirta le había dado para que no se equivocara. Antonela también sonrió. —No, lo que quiero decir es que si tenés esa tintura, digo, ese color. —Claro, claro. Era un chiste nomás, para que sonrías un poco. Igual no te preocupes,  nunca fui bueno para hacer...

Aquel rubio castaño ceniza si...

Read More

Escritura creativa II

Este ejercicio de escritura creativa lo aprendí en un taller llamado "El viaje de escribir", dictado por Natalia Sarro y Nicolás Marrero en la ciudad de Mar del Plata. Como experiencia, el taller fue más que interesante, porque me permitió ver que muchas veces me olvido que escribo porque me gusta y no porque es un deber hacerlo. Cuando le ponemos demasiadas exigencias o buscamos determinados resultados, nos volvemos más estrechos en pensamiento y escritura y entonces, la cosa parece que no fluye con la naturalidad que debiera y no porque tenga qué, sino porque así resulta más placentero. La cuestión es que entre las muchas cosas que me llevé de ese espacio, recuerdo sobre todo, esto de escribir como si de un juego...

Este ejercicio de escritura cr...

Read More

Escritura creativa

Hace poco descubrí un sitio, muy interesante por cierto. En él, entre otras cosas, tienen una sección de Escritura creativa ¡con lo que a mí me gusta eso de la escritura y eso de la creatividad! Así que me zambullí en esa sección y me encontré con esta técnica del Binomio Fantástico. Estoy segura de no haber entendido ni un poco la consigna, pero me quedé con la sugerencia del final y creé este texto con una alegría tremenda, esa que me da cuando escribo porque sí y sin tanta cabeza encima. Con una serie de palabras que nada tienen que ver, armé el siguiente "ponele que no poema": La cuchara siempre en el callejón oscuro de la salsa. Allí, donde el fantasma del...

Hace poco descubrí un sitio, ...

Read More