Top

Año Nuevo

año nuevo

Año Nuevo

No me gusta vender recetas para vivir, pero suelo encontrarme muchas de ellas. No escribo para eso, pero quizás caiga en el error de hacerlo, pido disculpas de antemano, aunque eso no me exime de mi error.

¿Por qué decirle a alguien cómo proyectar su vida de acá a 365 días después? ¿Quién hace eso? Si el que hace las proyecciones/proposiciones/resoluciones (inserte aquí la palabra que más le guste) ya no será el mismo al terminar el año, ya no será el mismo luego de escribirlas, ya no es el mismo en este momento.

Lo aprendí de un tal Heráclito, un tipo que decía que “En los mismos ríos entramos y no entramos, [pues] somos y no somos [los mismos]”, esto es, no se puede entrar dos veces en el mismo río, porque la segunda vez, ni el río ni nosotros seremos los mismos ¿qué quiere decir? Cambio.

Estamos cambiando constantemente, porque la vida es movimiento. Entonces, cómo voy a pretender yo hacer un propósito para este nuevo año el día primero, del mes primero si ya el día segundo del mismo mes algo va a ser diferente en mí, quizás ya no quiera lo mismo o no lo quiera con la misma fuerza.

No sé, quizás a alguien le funcionen esas fórmulas mágicas, pero  para mí siempre son un poco de humo.

A lo que venía… proyectarse a futuro, mirar hacia adelante, está bien; atreverse a ver la vida con ojos nuevos cada día, también está bien; aprender, aprender mucho de todos y de todo lo que nos rodea, está perfecto; desear con ganas que cosas buenas nos pasen, me parece genial; y compartir el camino con otros es lo más importante.

Si estos propósitos (de vida) se cumplen, dentro de 365 días te cuento.

Mientras tanto, te deseo un feliz comienzo de año 🙂

***

La de la foto soy yo con cara de contemplar atardeceres o con la mirada en el horizonte. Instantánea tomada en la primavera que ya pasó, frente al mar en el que crecí. Porque de vez en cuando, hay que dar la cara 😉

Melisa Fernández

Escribo hasta por los codos...

No Comments

Deja un comentario