Top

10 consejos que todo freelance debería conocer

consejos para freelancers

10 consejos que todo freelance debería conocer

No, no es que a partir de ahora sólo verás listas por aquí, lo que ocurre es que decidí crear un post con recomendaciones para freelancers o personas que recién se estén iniciando en el mundo del trabajo freelance y me pareció que el formato lista, sería el ideal para hacerlo.

La vida freelance

¿Qué tiene de particular este estilo de vida? Y digo “estilo de vida”, precisamente, porque considero que eso es. Ya no se trata de un modelo laboral, si eliges ser freelance, eliges vivir como tal, porque tendrás que adaptarte a ello y ello tendrá que adaptarse a ti, a tu vida.

Cuando me inicié como freelance en el mundillo del contenido web, ciertamente no tenía mucha idea de cómo debía manejarme, de cuáles eran las reglas a seguir en este sentido, ni siquiera sabía si ese sería mi camino, teniendo en cuenta la inestabilidad que podemos experimentar quienes trabajamos de esta forma.

Hoy, cinco años después de haber elegido este método de trabajo, puedo asegurarte que mi estilo de vida está en gran medida regido por esta impronta freelance, en la que el tiempo es totalmente mío (ya verás que esto no es tan así 😉 ), en la que no hay horario establecido, no hay jefe al que verle la cara todos los días, ni compañeros con los que comentar qué hice la noche de anoche. El espacio de tu vida también debe adaptarse a esta modalidad de trabajo y del mismo modo, las personas más cercanas a ti verán que la cosa está cambiando.

No te asustes, todo es parte de lo mismo y los primeros tiempos son los más turbulentos, porque la transformación es demasiado severa en algunos casos. Poco a poco todo se acomoda y te das cuenta que en el pasado, te amargaste o estresaste por nada.

La vida freelance requiere de mucho coraje, aunque no lo parezca. Pero eso no es lo único, hay 10 consejos más que te serán de gran ayuda.

consejos para freelancers

10 consejos para ser freelance y no morir en el intento

1- Sé paciente

El primero de los consejos, aquel que me hubiera gustado tener de cerca cuando comencé a trabajar como freelance, es el de tener paciencia, pero no como una simple recomendación que alguien te da al pasar, no, hablo de tener a la paciencia por compañera siempre.

Al principio de tu vida freelance sobre todo, tendrás que trabajar duro para tener un lugar, un cliente, un espacio en el que mostrar lo que sabes y quieres hacer. Tendrás que remangarte y aun así, por momentos, parecerá que nada alcanza, que por mucho que lo intentes, no consigues la estabilidad que buscas. Después de un tiempo, entenderás que la vida del freelance es poco probable que se vuelva estable y que de hecho por ello, la eliges. Para llegar a allí, la paciencia será tu mejor aliada.

2-Aprende a esperar

Y así como necesitarás ser paciente, también tendrás que aprender a desarrollar tu habilidad de saber esperar. Ya sabes, un momento, una oportunidad, un contacto, etc. No se trata tampoco de adoptar una postura cómoda en la que esperas que las oportunidades golpeen a tu puerta, eso pocas veces sucede, si es que eres lo suficientemente afortunado. De lo que se trata es de cosechar esa habilidad de saber esperar lo provechoso sin desesperar, tarde o temprano llegará.

3-Aprovecha todas las oportunidades

En esto simplemente le hago caso a mi propia experiencia. Decir que no, te cerrará siempre una puerta y nunca sabes a qué sitio podría llevarte. En los inicios, yo procuré nunca decir que no ante una oportunidad, por más que esta me resultara compleja o no tan provechosa. No quiero decir con esto que trabajes gratis, pues eso lo rechazo contundentemente. Muchos creen que porque alguien inicia en una actividad tiene que pagar cierto “derecho de piso” o algo así, y por tanto, trabajar gratis debería ser una opción a considerar. Pero seamos realistas, en el mundo en que vivimos, nadie está en condiciones de regalar su tiempo y dedicación sólo para ganar experiencia. Si sabes buscar bien, encontrarás a alguien que quiera pagar por lo que sabes hacer. Pero, mientras tanto, mientras llegan las mejores y más valiosas oportunidades, nada mejor que ganar conocimiento y experiencia con otros trabajos más pequeños. Di que sí.

4-Adquiere nuevas habilidades

Encontré sumamente fundamental, mientras daba mis primeros pasos como freelance, esto de aprender continuamente de todo lo que tenía que ver con mi actividad. En mi caso particular, mi formación en periodismo parecía no haberme preparado lo suficiente para afrontar el reto de crear contenido web, y no hablo sólo del blogging, sino del copywriting por ejemplo, o de contenidos más enfocados al marketing y la venta que a lo netamente informativo.

Así fue que tuve que aprender, leer mucho, para ello sirve bastante ser autodidacta, hice más de un curso online y traté de pulir al máximo mi estilo al momento de redactar. Seguramente, todavía tengo que seguir trabajando en ello, es que el día que deje de aprender, asumo que será porque ya no esté más en este mundo, de lo contrario, todos los días tendría que estar aprendiendo algo nuevo. Al menos así entiendo yo la vida.

5-Esfuerzate

El esfuerzo es una parte esencial del freelance que recién comienza y ya verás con el tiempo, que todo freelance en realidad debe trabajar duro. Lo he visto en clientes con los que colaboraba, personas que tenían sus propias agencias de marketing y tenían más de veinte clientes a los que ofrecerles resultados y que trabajaban a la par de los editores freelance que habían contratado o incluso más. El freelance está hecho a base de esfuerzo, pues es él su fuente principal de ingresos, en tanto, más te remangas, más ganas. Claro que esta fórmula no siempre será así, pues habrá muchos proyectos que te compensarán mejor que otros y quizás te encuentres un buen día trabajando menos y ganando más ¡ojalá así sea! 🙂

trabajo freelance

6-Organízate

Aunque no tengas un horario definido, aunque no quieras ajustarte a ningún tipo de rutina estricta, ni siquiera trabajes siempre en el mismo lugar, llegará un día en el que necesitarás tener algo de organización para trabajar mejor.

Cada quien tiene su método y en este punto sólo te diré que una buena técnica que a mí me sirve es trabajar en base a prioridades, lo más importante primero, lo medianamente importante después y por último, lo menos importante. ¡Ojo! Esto último también hay que hacerlo, pero quizás los tiempos son más flexibles o la tarea en sí es más sencilla. La organización le dará algo de estructura a tu vida freelance, que créeme, la necesita.

7-Elige bien

A medida que tu camino como freelance vaya avanzando, notarás que ya los proyectos con los que te topas son más interesantes y complejos. En este punto, deberías comenzar a discernir con mayor claridad qué es lo que realmente te conviene y qué no.

El hecho de estar en la posición de poder elegir, quiere decir que vas por buen camino, así es que procura tomarte el tiempo adecuado para tomar una decisión, no dejes que el apuro del cliente  o tu propia ansiedad te ganen, pues una vez que asumes el compromiso, deberás terminar el trabajo, dado que no hacerlo, significa ir un poco en contra de tu reputación como freelance, cerrar una puerta con un posible cliente o afectar claramente tu marca personal.

8-Sé productivo

Llegará un punto en que tendrás que analizar cuáles son las actividades que mejor se te dan, cuáles las que más te cuestan, a qué horas trabajas más inspirado, en cuáles no se te cae una idea, etc. Conocerte y conocer cómo trabajas y cuándo eres más eficiente, ayudará a que seas más productivo al momento de trabajar en un proyecto. Y ser productivo no quiere decir otra cosa más que fructífero o lucrativo, esto de trabajar menos y recibir más, lo que muchas veces está relacionado con el tiempo, trabajar menos horas, pero rendir lo suficiente y así tener más tiempo de ocio, descanso o tiempo para trabajar en proyectos personales por ejemplo.

9- Crea tus propias reglas

Encontrarás muchos que, como yo, habiendo atravesado por diferentes experiencias y teniendo cierto conocimiento en el mundo freelance, te dirán qué es lo mejor que puedes hacer para conseguir los resultados que buscas. En un punto es útil y lo hacemos desde un positivo lugar, que es el de ayudarte, pero en el otro extremo de la historia, estás tú, con tus dudas, con tu situación particular y las oportunidades específicas que se te presenten, esto me obliga a decirte que no todas las reglas o consejos deben aplicarse al 100 por ciento a ti. Siempre puedes crear tus propias reglas y ver qué tal te funciona, porque hay de todo en la vida del freelance y sólo basta con aprender a escucharnos a nosotros mismos para saber qué es lo que mejor nos sienta. Eso sí, si tienes alguna recomendación que crees podría ser de utilidad, no te la guardes sólo para ti, compártela 😉

10-Recuerda lo afortunado que eres

Por último, pero no menos importante, de hecho, creo que este debería ser el consejo de cabecera a tener presente desde el principio hasta el final dentro de cualquier camino freelance que alguien emprenda, no olvides nunca recordar lo afortunad@ que eres por la vida que llevas. Ten presente que a muchas personas les lleva mucho tiempo e incluso nunca se atrevan a vivir una vida en la que precisamente, viven de lo que aman.

Por ello, cuando te sientas ofuscado, estresado, alterado y lamentes haber elegido un determinado proyecto, un determinado cliente o un trabajo en particular no esté marchando como esperabas, recuerda que después de todo, podrás terminar la tarea, entregarla y no volver a hablar nunca más con ese cliente conflictivo o problemático. Como trabajador freelance podrás siempre poner tus condiciones y decir basta cuando algo ya no te resulte satisfactorio. No estarás atado a nadie ni a nada, lo que por supuesto, genera cierto temor o incertidumbre, pero puedo asegurarte, esa es una vida mucho más ligera, liviana, con menos ataduras y con mayor libertad.

¡Eres afortunado/a! no lo olvides.

Melisa Fernández

Escribo hasta por los codos...

No Comments

Deja un comentario